UNETE



Únete por las defensa de tus derechos. Registrate en nuestra plataforma en línea

Únete...

Material Gráfico Apoyo



Descarga desde Flirck gráficas preparadas para difundir nuestras ideas

Leer más

Poder Notarial



Instructivo y formato del Poder Notarial para transferencias de armas. 

Leer más



por Esteban García Mahias, @egarciamahias

Sea usted simpatizante de las izquierdas o las derechas, da igual. Se encuentra sometido al control de armas. Y el control de armas establece un par de absolutos que, de violarlos por la razón que sea, le harán ingresar a usted en el mundo del delito. Si usted decide que requiere de un apoyo en la vía pública  para la defensa de su integridad y la de los suyos -e incluso de desconocidos en apuros- entonces deberá escoger algo diferente de las armas de fuego que posee inscritas.

Si usted porta un arma  -sólo doce varones poseen permiso para ello hoy  en Chile- entonces comete usted un delito que, acorde a las últimas modificaciones  operadas a la Ley de Control de Armas,  le puede granjear penas de cárcel serias. Da igual también la razón de por qué usted porte un arma. La doctrina que se ha instalado en materia legislativa al respecto genera diferencias serias de puntos de vista.

En junio de 2016, durante la exposiciones ante la comisión de Defensa del Senado de Chile, Carlos Yáñez Villegas, Jefe Nacional Antinarcóticos contra el Crimen Organizado de la PDI, opinaba así: ”La posesión, porte y tenencia de armas, sin contar con permisos y autorizaciones legales, es una figura punible de carácter objetivo, por cuanto estas conductas en sí mismas implican un riesgo para la sociedad, independiente de la finalidad de la misma". 

Pero la postura del policía contrasta con la del profesor de Derecho de la Universidad de Valparaíso, José Luis Guzmán Dalbora, quien opinó que: “Castigar la preparación de delitos graves con la misma pena que la asignada a quien no prepara nada ilícito con el arma, la que detenta por el motivo o título que fuere, (depósito, prenda, reparación, caza, defensa propia, simple curiosidad, etc) viola el principio de proporcionalidad y es, en definitiva, insensato”.

Mejor un mal juicio que un buen funeral

¡Enfrentémoslo! En Chile hoy existen personas que portan armas ilegalmente. Claro que no estamos hablando ni de usted ni de mí, por supuesto. Pero, además los delincuentes que usan armas para perpetrar sus delitos, podemos estar bastante seguros de que compatriotas nuestros incurren en el mundo de la ilegalidad al portar algún arma para su defensa. 

Las básicas del porte de armas defensivo imponen sus propias reglas y responsabilidades. Son tan precisas y rotundas que hacen pensar que muchas personas simplemente no están preparadas para hacerlo con decencia y responsabilidad. Explore en Facebook los grupos de aficionados a las armas que abundan en Latinoamérica. Verá que muchos se refieren a las armas como juguetes y celebran el destino fatal de delincuentes que se toparon con un usuario armado. Verá que el lenguaje, los conceptos, la cultura y la moral de muchos propietarios de armas en el continente difieren tal vez de los puntos de vista que usted mantiene y defiende. Verá también algo en común con ellos. Todos participan de la noción de que, independientemente de la Ley o de las reglas temporales que ejercen los Estados nacionales, el derecho a defenderse con armas se acerca a lo que entendemos por derecho humano. 

Enfrentémoslo también. ¿Qué alternativas inmediatas existen ante la amenaza de un arma? 

El antiguo doble pensar y las armas

Doble Pensar llamó George Orwell a la capacidad de mantener dos ideas contradictorias en la mente. Se trata de un concepto central en su novela 1984 y representa la esencia del pensamiento totalitario. Sin embargo, el doble pensar es tan antiguo como el hombre mismo. Vestigios de emboscadas prehistóricas de hace 30 mil años entre  grupos rivales de cazadores recolectores reflejan que las comunidades que disputaban territorios pactaban períodos de paz que solían ser rotos por los ataques arteros de uno u otro lado. 

El homicidio fue, por lejos, el principal expediente de resolución de conflictos durante toda la historia humana y su sitial sólo decayó a partir del siglo XVIII cuando el desarrollo de máquinas a carbón  -luego a petróleo, electricidad, energía nuclear, solar, etcétera- trajo al hombre una prosperidad inesperada. Hoy, en el mundo, ya es más probable morir a causa de males cardiovasculares asociados a dietas poco saludables que debido a causas violentas. Por supuesto que vivir en países en conflicto aumenta la posibilidad de que a uno lo maten con violencia, pero no es nuestro caso en Chile… ¿O lo es?

Con responsabilidad -y con respeto- este artículo propone la tesis de que el Control de Armas, como lo entendemos en Chile, es fruto de una explosión de Doble Pensar en nuestro país. La historia dice que en 1972, época que se caracterizó por una polarización brutal de las ideas y conductas políticas en Chile, el entonces presidente del país, Salvador Allende, promulgó la Ley 17.798. No importa la opinión que se tenga de ese mandatario. Lo que sí es indiscutible es que la Ley, en su artículo 3° decía -y aún lo dice-: “Ninguna persona podrá poseer o tener ametralladoras, subametralladoras, metralletas o cualesquiera otras armas automáticas de mayor poder destructor, sea por su potencia o por el calibre de sus proyectiles”. 

A la distancia parece curioso que a nadie le llamara, en esos años,  la atención que tanto el propio Allende como su dispositivo de Seguridad Grupo de Amigos Personales, todos civiles, poseyeran sus propias armas automáticas. ¿O es que los AK 47 no calzan en las categorías  expresamente controladas por ese cuerpo legal?

Al filo de la legalidad

La legítima defensa como concepción filosófica se encuentra en peligro. Paladines del Doble Pensar -algunos de los cuales han usado esa prodigiosa habilidad para elegirse parlamentarios y otros cargos de representación popular- promueven hoy por hoy las mismas ideas que FLACSO recomendó al fallecido presidente en un estudio realizado a principios del gobierno de la Unidad Popular. La idea del desarme  -de algunos- ha prevalecido dictadura y democracia de por medio y usted no puede confiar que la razón por la que usará un arma para defenderse configure realmente legítima defensa. A menos que usted esgrima alguna causal ideológica de peso, como algún afán nacionalista, la defensa de su etnia, su fanatismo religioso o su miseria, es muy posible que los tribunales lo culpen tanto como a su agresor.

Consiga un revólver calibre 38 y pórtelo, le recomendará más de alguien. No botan las vainillas, el proyectil de plomo se deforma mejor que la camisa de latón, ocultando las marcas de las estrías del cañón, y con seis u ocho tiros de ese calibre debería bastar para resolver una situación límite ante un agresor habituado a actuar con impunidad. Al final, quedaría una persona herida y la investigación policial, si la hubiere, se vería dificultada por la falta de evidencias. 

¿Quiere algo así en su vida? Las básicas del porte oculto indican que arma extraída de entre las ropas es arma disparada, pues representa la última alternativa una vez agotadas otras como la fuga, el llamado a la policía o la advertencia. Si está usted dispuesto a actuar como un Vigilante, tal vez debería pensarlo mejor. 

Existe otra opción. Requiere preguntarse a sí mismo -y entre los aficionados a las armas por razones de bien- la pregunta siguiente: “¿Estoy realmente preparado para portar un arma?

La respuesta va mucho más allá de si se es capaz de agrupar bien los tiros a 10 metros. Excede la convicción de defenderse a la hora de la hora, y reviste dilemas potentes como el peligro de realmente tener que matar a alguien. 

Respondida la pregunta, hay que recordar especialmente este último asunto pues, cuando se produce la defensa armada, significa que ya no hay cabida a consideraciones humanitarias. 

 

Compartir...

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Twitter

Ingreso

Están en Línea 

We have 9 guests and no members online

Ultimas Publicaciones

Formato para poder ...

En la siguiente guía podrán encontrar una ...

Asesoría Legal

Producto de las diferencias de criterios entre ...

Carta de Organizaciones ...

"Es tan baja la cantidad de munición utilizada en ...

Modificación a la Ley de ...

Actualmente se analiza en el senado un proyecto ...

Scroll to top